RSS

Archivos Mensuales: agosto 2012

Los Jueves Flamencos (Primera parte)

El pasado día 8 de Julio fue presentado en la Diputación Provincial, el programa de este año de los Jueves Flamencos de la gaditana Peña Flamenca Enrique “El Mellizo”, y que debido a cuestiones de presupuestos se anunciaba que este año, al igual que el anterior, solo serían cinco noches las programadas, es decir, del 19 de julio al 16 de agosto, según el presidente de la entidad, quien estuvo acompañado de responsables culturales, entendemos que muy preocupados, todos ellos, por el flamenco, como el diputado provincial Antonio García Ortega, el Concejal de Cultura del Excmo. Ayuntamiento de Cádiz, y la directora del Instituto Andaluz del Flamenco de la Junta de Andalucía.

Como ha venido siendo habitual las cinco noches se han desarrollado en el Baluarte de la Candelaria, marco acogedor e idóneo para éste tipo de espectáculo, aunque parece ser que, de nuevo se pone de moda las plazas de toros o los grandes recintos, para este tipo de evento, y quiero recordar ahora las palabras pronunciadas por José Vargas cuando la entrega de la “IV Llave de Oro” a Camarón, a título póstumo, dijo: “El Flamenco corre hoy día el mismo peligro que en la época de la Ópera Flamenca”, y seguro que sabia lo que decía, y de esto hace ya doce años, con lo que quiero decir, que es necesario procurar mantener ese bello rincón como “el viejo cuarto de los cabales”, donde los aficionados podamos disfrutar de este arte tan nuestro, pues este año tuve la afortunada ocasión de asistir a la actuación de Antonio Reyes, ese fenómeno del cante, quien acompañado de la guitara de Diego Amaya, el piano de Sergio Monroy y el baile de Patricia Valdés, y  como es habitual en él, fue capaz de hacer vibrar a un público entregado, creando una verdadera simbiosis entre cantaor y afición, haciendo imposible que algunos se privasen de acompañar  en el compás, haciéndose participe en el rito, cuyo amén es un ¡ole! que sale de las mas profundas entretelas flamencas. Una noche que la afición no suele olvidar y que ayuda a, quienes insistimos, que el cante-jondo aún tiene futuro.

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 de agosto de 2012 en ¡Al liquindoi!

 

Antonio Reyes

Aunque el tiempos pasa

en el cante no se apaga

aún la buena afición,

ahí está el joven Antonio

siguiendo la tradición.

 

Chiclana tiene un gitano

con mucho arte en su voz,

su cante es viejo y nuevo

que hace con verdadera pasión.

 

Es una luz de esperanza

en un mundo que agoniza

en favor de la evolución,

pero él con su pureza aguanta

los intentos de innovación.

 

Con su “Niña de los Lunares”

el tango presente está,

cante gitano por excelencia

a la hora de acompañar para bailar.

 

El “sonio negro” lo pone

en “Sin saber cómo ni cuándo”,

que al compás de martinete

el grito se convierte en llanto.      Paco Dodero

 

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 de agosto de 2012 en Rima y compás

 

Antonio Reyes: pasado, presente y futuro del cante gitano

El aún joven, pero ya gran cantaor, Antonio Reyes Montoya, nacido en Chiclana (Cádiz), en el año 1976, es descendiente de una dinastía flamenca, tal como nos indica sus apellidos, y  el parentesco familiar con Roque Montoya “Jarrito” y con José Cortés Jiménez,” Pansequito”.

Representa para mí, con su cante y estilo, tal como titulo este comentario, tres estadios del cante gitano, a saber:

El pasado, porque él es hoy un revalorizador, que no imitador, del faraón del cante grande como fue Manolo Caracol, pues con su eco flamenco  y “jondura”,  además de un sobrado “duende”, nos traslada a tiempos de cuando el cante flamenco, en su más pura esencia, se hacia tan solo como expresión de un arte original, caracterizado por la emotividad de sus letras y la capacidad transmisora, a la hora de interpretar, del cantaor, acompañado de una estética modesta y sobria: terno oscuro y camisa blanca, tal como se suele presentar Antonio Reyes.

El presente, porque, al contrario de otros muchos, que en la actualidad, prefieren la innovación, aunque ésta le aleje de la más pura ortodoxia y ser flor de un día, salvo raras excepciones, ha sido capaz de demostrar que se puede seguir cantando aquellos cantes de los maestros sin necesidad de alterar, ni sus contenidos ni sus modos, para ser un digno representante del más genuino cante gitano, a pesar de los intentos innovadores de las casas discográficas y de los posibles bastardos intereses de algunos intermediarios.

Y es el futuro porque él, con su labor de seguimiento y estudio de unos determinados estilos, debería ser tomado como ejemplo por otros muchos, que se inician en este difícil arte, y así convertirse también ellos en revalorizadores de aquellos maestros que el cante ha tenido, y que hoy muchos desprecian o desconocen por un vano intento de ser original, cuando la verdadera originalidad de un cantaor está en su capacidad de transmitir el cante. ¡Adelante Antonio!, y como dicen los cabales ¡Viva los cayos reales¡

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 de agosto de 2012 en Ecos de ayer y de hoy

 

Una aportación universitaria al Flamenco

En el I Congreso Internacional Flamenco, celebrado en Sevilla en el mes de noviembre del pasado año, D. Miguel Ángel Berlanga, Profesor Titular de Etnomusicología, Flamenco y Músicas Mediterráneas, del Departamento de Historia y Ciencias de la Música, de la Universidad de Granada, presentó una comunicación titulada: “Nuevas aproximaciones al Flamenco. Necesidad de teorías complementarias a las actuales. Sus repercusiones prácticas”.

Sostenía el profesor, en su comunicación, que  la Musicología puede hacer  dos tipos de aportaciones al mundo del flamenco. La primera explicar y divulgar las convenciones y terminología usadas en el mundo del flamenco, es decir, hacer comprensibles las categorías terminológicas y conceptuales usadas en el flamenco a los que quieren acercarse a él, aclarando términos como abandolao, remate, salía, falseta, alzapúa, llamada, cierre, silencio…, o conceptos más estrictamente musicales, que servirían también a los mismos artistas flamencos, a los aficionados, e incluso a críticos y periodistas, ante, según él, la oscura terminología flamenca. Me parece muy interesante dicha aportación para aquellos nuevos aficionados, no iniciados en este complejo mundo del flamenco, pero pienso que el resto de los citados se supone que conocen dicha terminología, es  decir, que no creo que haya que acudir a la Universidad para un uso correcto de “lo flamenco”. Aunque que alguien pueda ser diplomado, una vez cursada la asignatura, en Flamenco.

Una segunda tarea, se trata de profundizar en la historia y en la estética del flamenco,   y para ello afirma, que un deficiente uso de las fuentes orales unido a un desprecio por las escritas, puede  llevar a que surjan sorpresas y a que verdades tenidas por ciertas se derrumben. De ahí, piensa el autor, que hay artistas muy cualificados en sus capacidades técnicas, pero que dejan de lado los cánones de una estética flamenca razonablemente defendible.

Al mismo tiempo sostiene, además, que las teorías tradicionalistas han frenado la creatividad del entramado artístico que es el flamenco. Entonces no entiendo como más adelante dice: “Lo clásico en todas las artes ayuda, por un lado, a distanciarse de lo superficial (entre otras cosas proponiendo un listón, un nivel a alcanzar). Y por otro a distanciarse de lo excesivamente rupturista, de propuestas que, so capa de creatividad, y casi siempre con su conveniente dosis de provocación, llaman arte flamenco a cualquier cosa”.

Luego nos hace referencia a los años 60 y los 80, e incluso 90, cuando determinados artistas y casas discográficas comienzan a dejar de lado las teorías más o menos oficiales, y el mercado se impone, preguntándose él mismo ¿A qué precio? Dice además que algunos teóricos cambiaron su discurso, rectificaron planteamientos, siquiera para intentar dar razón de lo que sucedía. Ése fue, según él, un punto de inflexión, un comienzo. Y yo pregunto: ¿Comienzo de qué, y a qué nos ha conducido?  Y más adelante propone: ¿No sería conveniente un esfuerzo teórico por argumentar y distinguir entre la creatividad y la osadía? Necesitamos llegar a un cierto consenso razonado sobre lo que define la estética clásica del flamenco.

Desgraciadamente no creo que estemos aún en ese camino, sino al contrario, creo que se están alejando cada más del denominado flamenco clásico

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 de agosto de 2012 en ¡Al liquindoi!

 

El Flamenco

El flamenco nació en un mundo

difícil y oscuro,

de quejíos y alegrías

que solo unos pocos

supieron conservar

hasta llegar a nuestros días.

 

En el  mundo del flamenco,

no hay nada que estudiar,

aunque hoy muchos son

los que quieren llevarlo a la Universidad,

cómo si el flamenco fuera eso…

una asignatura más.

 

En el flamenco una regla de oro

hay que aceptar:

que se le respete hoy,

igual que ayer,

sin modificar en sus raíces

lo que el cante fue.

 

Para ser aficionado al flamenco

no hace falta ni título,

ni  ná de ná:

solo, como dicen los cabales,

saber escuchar.         Paco Dodero

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 de agosto de 2012 en Rima y compás

 

Pansequito

Este disco de 45 r.p.m., grabado por la casa Movieplay en el año 1974, Pansequito,José Cortés Jiménez, nacido en el año 1946,  en La Línea de la Concepción (Cádiz), aunque se crio desde niño en el Puerto de Santa María, tenía 29 años de edad, cuando grabó este disco, habiendo demostrado ya su capacidad creativa a la hora de interpretar, por lo que fue premiado, ese mismo año, en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, destacando su peculiar estilo de cantar, no falto de polémica en su momento, donde sus tercios barrocos, sin embargo, hacen de él, con su voz afillá y, quizás, aguardentosa un indudable caracolero, con su personalísimo compás, con lo que se hizo un referente nuevo en el modo de interpretar, con unos valores estéticos nuevos y unos matices diferentes, sin dejar de lado su profundo eco gitano.

El disco tan solo contiene dos cantes por bulería, en ambas acompañado por las guitarras gitanas de Juan Carmona “Habichuela” y Pepe Carmona “Habichuela”.

Cara A: ¡Ay, que mora!

Cara B: ¡Tápame!

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 de agosto de 2012 en Ecos de ayer y de hoy

 

En busca del “bosón de Higss” del flamenco

Según parece, ni la tradición oral, ni el aprendizaje en el seno familiar, ni la tan criticada vida tabernaria en los inicios del cante flamenco, han aportado datos de interés para saber ¿qué es y en qué consiste el flamenco?, ya que otro nuevo “chiringuito”, se ha montado, como “el último vagón del último tren”, según el empresario Luis Adame, junto a destacados hombres y mujeres de la cultura flamenca, como la gran bailaora Matilde Coral, el maestro Antonio Fernández “Fosforito”, el critico Gonzalo Rojo,…etc., con el fin de poner orden en el estado “caótico” en que se encuentra el flamenco. Aunque la primera pregunta que nos podríamos hacer, es ¿Quién ha causado este estado “caótico” en el flamenco? ¿Los artistas? ¿Los empresarios de espectáculos? ¿Las casas discográficas obligando a grabar, a veces, determinadas interpretaciones, fuera de lugar, del denominado genéricamente cante flamenco? ¿Los múltiples montajes, que, aprovechando precisamente determinados “trenes”, se le ha permitido integrarse en el mundo del flamenco, desvirtuándolo? O ¿Tal vez, los nuevos aficionados, que ante la amalgama de variedades introducidas en el flamenco, se les ha creado una verdadera confusión entre lo tradicional y lo moderno?

Pues bien, ya era hora de que la Ciencia se incorporase al mundo del flamenco, tan necesitado de establecer los parámetros inequívocos de la verdadera existencia del tal fenómeno, por lo visto aún no suficientemente explicado de ¿por qué es, como es y por qué existe?, tal como el sabio Stephen W. Hawking, se pregunta en su libro “Historia del tiempo”, en referencia al Universo. Afortunadamente, en el universo flamenco, ya se ha dado el primer gran paso hacia ello, con la creación de la Academia de las Artesy las Ciencias del Flamenco, cuyo laboratorio parece ser que será instalado en el Tablao “El Cordobés”, en la ciudad de Barcelona, y como  experimentos ya tienen dos ciclos programados: “Sabicas en la memoria” y “La aristocracia en el flamenco”. Esto último me suena a José María Pemán. ¡Ahí es na!

Me gustaría pensar, que se trata tan solo, como dicen, de promover “nuevos modelos de gestión”, en los que, sin dejar de lado la “subvención pública”, ¡faltaría mas!,  “vender su producción a las empresas”, todo ello para la “difusión de los valores del flamenco”, como si los valores del flamenco fueran solo los económicos-turísticos.

De nuevo surgen las preguntas: ¿Ya no sirve la Cátedra de Flamencología, ni el Centro Andaluz del Flamenco de Jerez, ni los afamados Congresos del Flamenco, ni la tan halagada por todos, incluidos los que ahora forman parte de este nuevo invento, Agencia Andaluza del Flamenco?

Cuando se van a dejar de historia, y tratar al Flamenco como se merece, es decir, con su mayoría de edad, dando a conocer sus verdaderas esencias mediante una mayor difusión de lo mucho y bueno que hay grabado, aunque ello suponga menos negocios, pero mas oportunidades para que los nuevos aspirantes, sobretodo al cante, tengan donde inspirarse, pues, como muy bien en su día, contestó Antonio Núñez “Chocolate” al critico del País Ángel Álvarez Caballero: ¡El Cante está hecho!

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 7 de agosto de 2012 en ¡Al liquindoi!