RSS

LOS IMITADORES EN EL CANTE.

03 Jul

El mayor peligro que hoy puede tener el cante flamenco creo que son los imitadores, es decir, aquellos aspirantes a artistas que intentan reproducir los cantes de los viejos maestros, cosa habitual en los discípulos, pero que en el caso del cante no es nada fácil, por ello quiero citar unas simplificadas reflexiones de Manolo Caracol quien ya en los años setenta decía:

El cante está muy mal. Porque no hay, no hay…Hace cuarenta años se veía a los jóvenes cantaores que iban saliendo, había más afición al cante de los cantaores… pero ahora hay más afición……. a la cosa de ganar dinero. Porque hay menos pureza

Esta reflexión hecha hace ya casi medio siglo, puede parecer inmovilista y quizás pesimista, pero he aquí, que en el Diario de Cádiz con fecha 20-10 2012, José Mercé contestaba entre otras cosas:

-El flamencólogo Manuel Ríos Ruiz dice de usted que es “el milagro de lo jondo”. Y Mercé asegura que todavía no ha encontrado a nadie que perpetúe el eco del flamenco.

-Desde la época nuestra de los años 50 no sale una voz flamenca, un eco, alguien que duela, que hiera. Hoy hay mucho cantaor aprendiz. Sí, echo en falta que salga un eco, alguien que te llegue, que te pellizque. No sé si es lo que comemos, porque las berzas de antes estaban más buenas que las de ahora, o la capa de ozono, no sé lo que ocurre que son todas voces muy lights……Los chavales de ahora escuchan lo que hay pero no cogen la base del cante, parece que eso no interesa. Incluso yo echo de menos la bulería de Jerez, porque ahora todo es como un cuplé.

Y hago este comentario porque ahora es la temporada de los festivales  flamencos en los cuales se tiene la ocasión de escuchar a algunos cantaores que, no sé, si por culpa del responsable de la megafonía, o porque se esfuerzan tanto a la hora de cantar, que perecen que algunos se van a salir de su cuerpo ante tal esfuerzo, no pudiéndose apreciar ese eco y esa personalidad propia, que cada uno, a la hora de interpretar debe, independiente del maestro al que intenta seguir, imprimir en su cante, pues en el cante se puede  y quizás se deba ser discípulo, pero nunca imitador.

Grandes discípulos fueron Beni de Cádiz de Manolo Caracol, Terremoto Hijo de su padre, Antonio Agujeta, hijo de Manuel Agujetas, etc. pues sus timbres de voz y sus ecos coincidieron con sus maestros. Por ello opino, que es preferible un discípulo mejorable que un imitador muy bueno, porque el primero pone sus sentimientos, que de eso se trata en el cante, el segundo pone sólo sus habilidades.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 3 de julio de 2013 en ¡Al liquindoi!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: