RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2013

¡CAYOS REALES¡

No, no están en los diccionarios, ni tampoco en los libro de flamenco, solo suena de vez en cuando en algún disco de solera y verdad, en aquellos que el cante se hace grande y el que escucha lo sabe apreciar, por eso suena “Vivan los Cayo Reales”, sobre todo en los cantes de “madrugá”.

Esta expresión en el mundo de los gitanos flamencos tiene un significado muy especial, pues se utiliza la palabra “Cayo” como sinónimo de autoridad, de ahí que con tal título se designen a los grandes que cante ha tenido en su ya hoy dilatada vida.

Por tal motivo he elegido en el apartado de “Eco de ayer de y hoy” al insigne y viejo cantaor Juan Talega, uno de los llamados “Cayos Reales” que el mundo del flamenco ha tenido, quien destacó, a pesar de su vieja y quebrada voz, en la interpretación de los viejos cantes, que, como ya dije en su día, no deben ser guardado en un viejo baúl bajo siete llaves.

Por todo ello reivindico que, cada día que pasa, se hace más necesario que nos ocupemos de desempolvar y dar a conocer ese preciado tesoro que bajo la denominación de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, no quede solo en un titular de prensa para unos días.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 22 de septiembre de 2013 en ¡Al liquindoi!

 

“SONIOS NEGROS”

Herido viene de muerte

con la cara “descuadrijá”,

unos “sonios negros”

el alma le acaban

de atravesar.

 

Ha sido un torrente

de cante por toná,

seguiriyas y soleá,

de esos que se cantan

sólo en la intimidad.

 

El “Duende” le ha tocao,

es el bautismo del cante

que solo unos pocos

consiguen alcanzar.

 

El silencio domina el cuarto

el rito es ancestral

voz de sangre y “quejío”

Juan Talega da su grito,

las camisas terminan “rajá.”      Paco Dodero

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 de septiembre de 2013 en Rima y compás

 

JUAN TALEGA por SEGUIRIYA

Este disco que hoy he elegido se titula “Cantes de Triana y Jerez”, en él, además del artista seleccionado Juan Talega, grabaron en el año 1971 para la casa Ariola, en una producción de  J. M. Caballero Bonald: Tía Anica “la Piriñaca”, Luis Torres “Joselero”, Manuel “Borrico”, Antonio ”Calzones”, Fernandillo de Morón, y Francisco Mairena, toda una pléyade de grandes y añejos cantaores.

En este disco, Juan Agustín Fernández Vargas, para el arte, JuanTalega, acompañado a la guitarra por Eduardo el de la Malena interpreta unas viejas y conocidas seguiriyas. Juan Talega nació en el sevillano pueblo de Dos Hermanas, en el año 1891 y murió en 1971. Hijo de Juan Talega y sobrino de Joaquín el de la Paula, fue un cantaor de reuniones íntimas, hasta que animado por Antonio Mairena inició sus actuaciones públicas. De él se han dichos, posiblemente, los más bellos elogios que a un cantaor se le pueden hacer, desde un Manuel Ríos Ruiz que lo consideraba “un león gitano, un goliá del cante levantando el pechos has l al papá”, pues era toda una representación de un mundo, de una música, de una gente y de una poesía dolorida”,  pasando por J. M. Caballero Bonald que sostenía que:

“Juan Talega ha supuesto el más remoto punto de referencia para conocer un repertorio cultural gitano – un modo de vivir el cante – cuyas raíces humanas y artísticas se nutrieron en los más dramáticos hondones del pueblo bajo andaluz”.    

Escuchar a Juan  Talega es escuchar a los padres de las antiguas voces gitanas, en sus diversas “vereas” o vertientes en las oscuras noches de los cantes primitivos, ya que dotado de unas especiales características, nos hace trasladarnos a unos tiempos y a unos cantes casi olvidados o por olvidar, de ahí la intención de este modesto blog de mantener viva esa llama del verdadero cante-jondo.

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 de septiembre de 2013 en Ecos de ayer y de hoy

 

“LA SENDA GITANA” por Irving Brown

Irving 001

Libro editado por la Editorial Renacimiento en el año 2006, y prologado por Enrique Baltanás, en el que su autor, uno más entre los muchos viajeros que han llegado a España atraído por el misterio de sus leyendas, en esta ocasión, no lo fue ni por sus paisajes ni por sus monumentos, tal como recoge en la solapa de su portada, sino por algo mucho más concreto y al mismo tiempo más etéreo: sus gitanos.

Este libro fue publicado por primera vez en Nueva York y Londres en el año 1922, bajo el título de “NIGHTS AND  DAYS ON THE GYPSY TRAIL”.

Su contenido está dividido en, además del prólogo,  un apartado titulado “Al lector” y una Introducción de George Woodberry, amigo y maestro del autor, trece capítulos, entre los que destaco por sus curiosas y, a veces, confusas descripciones: el tercero titulado: “Cádiz Risueña”, el cuarto: Gitanos. Vino y canciones. Jerez, y el quinto: La Andalucía gitana. Sevilla. Triana y Coria, cuyos capítulos una vez leídos, tal como planteásemos, en su día en nuestro libro “Por las verea del cante”, un molesto interrogante:

¿Cómo es posible que a una persona culta, y con tan clara intencionalidad de acercamiento al mundo gitano y a sus manifestaciones culturales, se le pase por alto tantos aspectos sobre el cante-jondo, del que por otra parte y asombrosamente no hace mención en toda su estancia en nuestra población, y sus más conocidos interpretes?

En general es un conjunto de festeras aventuras pero con un déficit de concreciones sobre lugares y artistas que se nos hace que imposible de aceptar  tales despistes, sin que por ello carezca de interés para cualquier aficionado al mundo del flamenco y sus lecturas.

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 de septiembre de 2013 en Bibliografia Flamenca

 

MEMORIA FLAMENCA

El pasado día 5 del presente mes, hace treinta años murió el maestro Antonio Mairena, hoy quizás un poco olvidado por aquella inmensa afición que se denominó el “mairenismo”,  que tanta gala hizo de su admiración por el maestro y que parece, hoy día, que ha desaparecido, pues muchos han sido los que se han permitido criticar su obra literaria y quizás muy pocos los que lo han defendido contra determinadas acusaciones que hemos podido leer en determinadas “obras” muy posteriores a su muerte.

Antonio Mairena, además de ser un excelente cantaor gitano-andaluz, como a él le gustaba decir, fue ante todo un estudioso del cante, con un gran sentido didáctico en su amplio repertorio. Discípulo de Manuel Torre y de Joaquín el de la Paula, fue avalado desde sus inicios por Juan Talega, viejo y sabio conocedor del más puro cante gitano.

Aunque fueron muchos los artistas que siguieron su escuela, se puede decir que solo su hermano Manuel, recientemente fallecido, alcanzó la máxima puntuación en dicha carrera, junto posiblemente con José Menese. Ya que su otro hermano Curro, tal como nos indica Antonio Rincón Muñiz, su biógrafo, “fue un cantaor de eco más puro, con ayes místicos y esotéricos de la más noble escuela”, quien fue animado por su hermano Antonio, participó en diversos festivales, aunque era un cantaor de reuniones y fiestas íntimas.

Antonio Mairena, que con llave o sin llave supo recoger y mantener los cantes en sus formas más ortodoxas y respetuosas con sus orígenes, por cuyo trabajo mereció, entre otros, los premios como: Hijo Predilecto de Andalucía, Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo y Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Asi Sirva pues, este modesto recuerdo, como un pequeño homenaje a la gran figura que fue, y que la memoria flamenca no nos traiciones.

 
Deja un comentario

Publicado por en 10 de septiembre de 2013 en ¡Al liquindoi!

 

“BRINDIS POR ANTONIO MAIRENA”

Antonio, cantaor, andaluz puro,

llave de qué gitanas catedrales,

yunque  y toná, cabal entre cabales,

voz de fragua, minero de lo oscuro.

 

El mármol de tu nombre está seguro,

faraón de los cantes naturales;

eco de vivas voces ancestrales,

el aire se hace copla a tu conjuro.

 

Antonio Cruz  García, de Mairena,

Rey de la tribu de la yerbabuena,

clavel en el ojal del señorío.

 

Porque el cante es tu vida y tu mensaje

hoy quiero levantar, en tu homenaje,

la voz flamenca del soneto mío.             Antonio Murciano.

 
Deja un comentario

Publicado por en 10 de septiembre de 2013 en Rima y compás

 

“LA GRAN HISTORIA DEL CANTE GITANO ANDALUZ” por Antonio Mairena.

Álbum discográfico editado por Alhambra en el año 1966, compuesto por tres discos, en el que el maestro Antonio Mairena  realiza todo un recital de cantes, acompañado por las guitarras flamencas de Niño Ricardo y Melchor de Marchena, animado por las voces añejas de Rosalía de Triana y Pepe Torre.

Los cantes grabados presenta una extraordinaria variedad de cantes por soleares y seguiriyas, así como cantiñas, bulerías cortas, villancicos, liviana, toná, romance, tientos, romeras, martinete y  fiesta  utrerana por bulerías.

En resumen, todo un tesoro, digno de escuchar y conservar para que las futuras generaciones de artistas del genuino cante flamenco se puedan educar, tal como deseaba el maestro.

En esta ocasión he elegido las seguiriyas de la Edad de Oro, titulada,” A ESAS MALAS LENGUAS”, del maestro cantaor seguiriyero, “El Loco Mateo”, acompañado en esta ocasión por la guitarra de Melchor de Marchena.

 
Deja un comentario

Publicado por en 10 de septiembre de 2013 en Ecos de ayer y de hoy