RSS

Archivos Mensuales: diciembre 2013

¡FELICES FIESTAS!

Estimados amigos blogueros: como en el pasado año, una vez más me dirijo a todos vosotros, para desearos una Felices y Flamencas Fiestas. Si, ya sé que posiblemente eso de flamenca, sea hoy más un deseo, que una posible realidad, ya que los tiempos cambian las costumbres, en las mayoría de los casos afortunadamente, pero es verdad, que en este caso concreto de la Fiesta Navideña, algunos añoramos aquellas fiestas caseras de tanto sabor flamenco, aunque eso sí, con menos langostinos y más polvorones, sus pestiños y “tortas de nochebuena” caseras con su correspondiente pavo, hoy sustituido en muchas casas, por una pularda o un buen besugo.

Bueno, todo sea por el progreso y el bienestar de las personas, cosa de lo cual me alegro, y tan solo me queda desearos que paséis al menos un ratito a gusto oyendo este villancico que en esta ocasión he elegido para todos vosotros. ¡Salud y libertad para el año 2014!

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 de diciembre de 2013 en ¡Al liquindoi!

 

NAVIDAD FLAMENCA

Disco editado por CLAVE y distribuido por Hispavox en el año 1968, en el que, entre otros,  grabaron Miguel de los Reyes, Amina, Los del Río, Antonio  Mairena, Dolores de Córdoba, Los Hermanos Toronjo, y el elegido en esta ocasión, Pepe Pinto.

El sevillano José Torres Garzón “Pepe Pinto”, acompañado de las guitarras de Melchor de Marchena y Manolo Sanlúcar, interpreta el villancico titulado “Una borreguita blanca”, con peculiar estilo flamenco, en la apoyatura literaria, aunque dotado de una agradable y melosa voz, que a veces, no le hizo ser reconocido como lo que era, un verdadero artífice y conocedor del más puro cante flamenco.

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 de diciembre de 2013 en Ecos de ayer y de hoy

 

“VILLANCICO DE JEREZ”

Los caminos se hicieron

con agua, viento y frio.

Caminaba un pobre anciano

muy triste y afligido:

Gloria  a su bendita madre, ¡Victoria!

gloria al recién nacido, ¡Gloria!

Han llegado a un mesón

para pedir posada

y el mesonero ingrato

no ha querido dársela:

Gloria a su bendita madre, ¡Victoria!

gloria al recién nacido, ¡Gloria!

Si tú traes dinero

toda la posada es tuya;

pero si no lo traes

no hay posada alguna:

Gloria a su Bendita madre, ¡Victoria!

gloria al recién nacido, ¡Gloria!

Rafael Ramos Antúnez “El Gloria”                     

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 de diciembre de 2013 en Rima y compás

 

“LA ESPIRITUALIDAD EN EL CANTE FLAMENCO” por Alfredo Arrebola

La espiritualidad 001

Libro editado por la Universidad de Cádiz en el año 1988, en el que el autor, entre otros diversos aspectos religiosos, nos habla de la Navidad en el flamenco, concretamente en el capítulo VII. 

Es un pequeño libro de ciento veintiuna  páginas, donde, después de una serie de disgregaciones íntimas-religiosas, concretamente en el citado capítulo, nos define el modo, no irreverente pero si distinto, del andaluz ante el fenómeno religioso, con su desbordante alegría y gracia, citando para ello al profesor J.L. Buendía, quien sostiene que:

“El cante jondo, surgido de la miseria y la marginación de unos desheredados de la fortuna, victimas de la injusticia más flagrante, no podía  permanecer insensible – ante el hecho de los desequilibrios sociales que se producen en la celebración de estas fiestas,……”

A continuación el autor hace una serie de referencia a los distintos modos de cantar la Navidad en Andalucía, citando como ejemplos los villancicos jerezanos de El Niño Gloria  y Manuel Torre; los sevillanos de Tomás Pavón, Niña de los Peines, Pepe Pinto  y Antonio Mairena;  y en Cádiz la gracia y fluidez de Canalejas de Puerto Real, Manolo Vargas y Pericón.

Luego hacer pequeña Antología de villancicos andaluces, entre los que destacan: “Villancicos de Jerez” del Gloria, “Los campanilleros” de Manuel Torre, y el popular “La Virgen va caminado”.

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 de diciembre de 2013 en Bibliografia Flamenca

 

La afición flamenca

Ya Antonio Machado y Álvarez “Demófilo” en su obra denominada “Colección de Cantes Flamencos”, publicada en 1881, en la página diez de su prólogo cita por primera vez la palabra “aficionados”, queriendo con ello dejar patente que no todos los que acudían a los café-cantantes a escuchar cante flamenco o jondo se les podía considerar aficionados, pues como muy bien nos indica en la citada obra, junto a estos aficionados acudían también un público muy heterogéneo, formado porel taciturno y acansinado trabajador, el festivo y bullicioso estudiante; el pilluelo, el tomador, el no menos despreciable rufián aristocrático; el industrial y el comerciante, el terne y el torero que hacen de ellos su centro  favorito”; es decir, que no todo el que acudía iba con el deseo de goza del cante de una siguiriya gitana, o de las melancólicas soleares, sólo aquel público de sentimientos delicados es al que se le podría denominar la “afición”.

También hoy día podríamos hacer una distinción entre los que acuden a los espectáculos flamencos, aunque hayan desaparecidos, casi en su totalidad, los tablaos flamencos, ya que persiste un público heterogéneo poco exigente y excesivamente, a veces, entusiasta con determinados intérpretes, sin que haya una debida correlación de calidad interpretativa y valoración de la misma, quizás debido ello, o bien al exceso de propaganda facilitada por los medios, o a la falta de un conocimiento más exhaustivo de los cánones por los que se rige el flamenco.

De todo lo cual se deduce la necesidad, de una mayor y mejor difusión de los contenidos del mundo del flamenco, evitando en lo posible mezclas innecesarias en los espectáculos para evitar lo que en su día el ilustre estudioso “Demófilo” pronosticó:

“Estos cantes, tabernarios en su origen……..acabarán haciéndose “gachonales” , e irán perdiendo poco a poco  su primitivo carácter y originalidad y se convertirán en géneros mixtos, al que se seguirá dando el nombre de flamenco, pero que será en el fondo una mezcla confusa de elementos muy heterogéneos”.

Creo que debemos, aquellos que amamos este singular arte, esforzarnos para evitar que dicho pronóstico no acabe por cumplirse, aportando nuestro granito de arena en su difusión, o en su defecto acudiendo a los centros que nos puedan servir de orientación.      

 
Deja un comentario

Publicado por en 9 de diciembre de 2013 en ¡Al liquindoi!

 

COPLA V

Ni las aguas de los ríos,

ni la nieve de los montes,

calmaría mi sed,

si algún día dejaras de ser

dueña de mi querer.

La ciencia de un sabio

me gustaría tener,

para ser capaz de enseñarte

hasta donde llega mi querer.

El saber sirve de poco al hombre

cuando se trata de una mujer,

pues yo estudio todos los días

y no la consigo comprender.

En el silencio de la noche

mi mente se deja engañar,

que aunque te alejes de mi lado

yo siento tu respirar.                    Paco Dodero

 
Deja un comentario

Publicado por en 9 de diciembre de 2013 en Rima y compás

 

Taranta por Manuel Escacena

En esta ocasión en CD nº 6 de la colección Grandes Clásicos del Cante Flamenco está dedicado a dos grandes cantaores denominados “Reyes de la Taranta”, como fueron Manuel Escacena y el Cojo de Málaga. Cante perteneciente al grupo de los cantes de Levante, originado por el engrandecimiento de un fandango almeriense, dentro de los denominados mineros, cuya características esenciales vienen dadas por sus descriptivas letras. Aunque aparece en tierra de Almería, se extendió por Jaén y Murcia, constituyendo la base de los cantes de las minas.

De los dos intérpretes recogidos en este CD, he optado por Manuel Escacena, sevillano nacido en el año 1885 en el barrio de Feria de la capital andaluza. Murió a los 43 años tras una larga carrera profesional iniciada a los 18 años, debutando en el Salón Filarmónico en 1903. En general fue un cantaor de fiestas y participó activamente en la Ópera Flamenca en diversas compañías.

La taranta que interpreta en esta ocasión fue grabada por la casa Zonophone en el año 1908 acompañado a la guitarra por Salvador Román García. Aunque dominó casi todos los estilos, destacó por los cantes de “idas y vueltas”, y fue el primer divulgador de la canción aflamencada “Juan Simón, el enterrador”. Se puede considera como un fiel seguidor de la escuela de Antonio Chacón, tanto por los estilos que interpretaba como por el eco de su voz, que, aunque de fina ejecutoria, carecía de la jondura y rasgo para los cantes básicos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 9 de diciembre de 2013 en Ecos de ayer y de hoy