RSS

ENTRE EL FLAMENCO Y LO FLAMENCO

18 May

 

Creo que ya es hora que cuando se trata de hablar del flamenco se debe distinguir entre lo que se denomina “El Flamenco”, como expresión artística de un pueblo: el gitano-andaluz y “Lo Flamenco”, mundo que rodea a todo lo anterior, pero este mundo de lo flamenco en su evolución ha dado lugar a un conjunto de matices, complementado por otras muchas facetas artísticas como puede ser la música, la pintura, la literatura, etc. o no artísticas, como las comerciales, difusoras, etc.

Ya hace algún tiempo Ángel Álvarez Caballero, crítico del “El País” escribía: ”El Flamenco anda inquieto, suscita mayor interés y curiosidad que nunca. Es lógico, porque muchas cosas están cambiando” Igualmente se hacia la siguiente pregunta: ¿ Puede la música intima por antonomasia coquetear con las modas?……. “Lo que parece incuestionable es que un auge sin precedente empuja a los flamencos hacia una nueva era”

Cuando se quiera hablar del flamenco lo primero que se debe preguntarse es ¿De qué flamenco se quiere hablar? ¿Del flamenco puro o jondo? ¿Del flamenco como patrimonio de lo andaluz o del flamenco como espectáculo?.

Lo que si debemos tener claro, a la hora de elegir qué tipo de flamenco queremos hablar, no debemos olvidar nunca, tal como dice Salvador Távora, que el flamenco nunca debe ser objeto de una diversión, pues cualquiera que sea la faceta elegida, siempre lleva consigo un profundo mensaje que no nos puede ser indiferente, pues el flamenco antes que un maravilloso espectáculo es un maravilloso testimonio. Quizás por eso cuando le preguntaron a Manolito el de María, gitano de Alcalá de Guadaira, ¿Qué por qué cantaba? Éste sin titubear contestó ¡ Porque me acuerdo de lo mucho que he vivido ¡ Es decir, que se acordaba de su historia, de la historia de su pueblo, el gitano, la cual aún no ha sido lo suficientemente dada a conocer, porque es la historia de un pueblo cuyo dolor ha sido acumulado durante siglos, y esto hace que el flamenco dure y duela. Un pueblo que cuando canta, sus cantes nos embargan y trasladan a situaciones de emociones, de recuerdos, en definitiva de memoria, ya sea individual, de familia o de pueblo.

El poeta andaluz Luis Rosales escribió. ”Quizás no tiene historia la alegría, pero el dolor si tiene historia. El arte gitano–andaluz es un parto admirable devenido de la unión de un largo sufrimiento con una prodigiosa tradición musical, que hace dos siglos nos esta leyendo un libro de dolor”

Arte que es un patrimonio casi exclusivo de un minoritario número de hombres y mujeres, artistas o no, que sólo ellos han sabido transmitir con la suficiente dignidad y humildad, una herencia. Quizás esté ahí la grandeza del ARTE flamenco, y digo arte con mayúscula.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 18 de mayo de 2014 en ¡Al liquindoi!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: