RSS

Archivos Mensuales: junio 2014

! MALOS CAMINITOS ¡

 

Este es el título de unos tangos que hacía Naranjito de Triana, y que yo, hoy, he querido titular a este apartado de mi blog, con la intención, no de criticar, pero si de llamar la atención de aquellos aficionados que me siguen sobre los acontecimientos que en el mundo del flamenco se están, a veces, produciendo.

Hay algunos aspectos que no entiendo. ¿Por qué se acude a la mitología griega para un montaje escénico con sentido flamenco, cuando la historia de este mundo está llena de vivencias y sucesos dignos de destacar para que el pueblo las conozcan y no sigan en la, casi ya perdida, tradición oral?

O ¿Por qué querer relacionar al flamenco con determinadas dinastías, de cuya capacidad artística no se duda, pero que nada tienen que ver con este mundo como es el caso de Casa Ruibal? ¿Es que todo se puede aflamencar, con el solo propósito de hacer taquilla? ¿Para qué están los órganos que se ocupan de vigilar y promocionar el auténtico flamenco? ¿Es que acaso nos basta con hacer el Flamenco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad?

¿Acaso es verdad que la afición está cansada de tanta pena, y hay que escribir coplas sobre personajes ajenos al flamenco? Pues me atrevo a afirmar que el día que la pena deje de cantarse habrá muerto el cante jondo. Así pues, procuren elegir mejores caminos en la copla flamenca, para que no suceda lo que dice el refrán: ¡Entre todos la mataron, y ella sola se murió!

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 1 de junio de 2014 en ¡Al liquindoi!

 

“FANDANGOS CARACOLEROS” por Manolo Caracol

 

Hoy, del disco titulado “Cante Grande” de Manolo Caracol, editado por RCA en el año 1972, he elegido los fandangos caracoleros de la cara B del disco, que comprende tres grandes fandangos, “De la vela”, “Centinela alerta” y “Se habían querio”, todo un recital de cante por fandango, en el que los ecos gitanos de un monstruo del cante como fue Manolo Caracol, nos pone de manifiesto sus raíces familiares cantaoras como fueron Cádiz, Sevilla y Málaga, “las tres cunas que mecieron su nana”, tal como nos dice en su contraportada el poeta arcense Antonio Murciano.

Manolo Caracol, como genio del cante que fue, ya casi nos advirtió del fenómeno que es posible que hoy existe, cuando dijo:

Antes había cantaores y ahora hay vividores del cante. Ahora existe el cantaor de oído, que se forma escuchando discos”.

A pesar de la certeza de dicha frase, creo que lo grave, hoy en día, no es que escuchen discos, que ojalá fuese ese el problema, lo malo es que muchos quieren innnovar y ello les lleva a mezclar, no solo letras, sino también compases, cuyos frutos son a veces verdaderas aberraciones cuando del cante flamenco se trata, olvidándose de que el en el flamenco hay una memoria que hay que respetar y un mensaje que no se puede olvidar, así pues, le corresponde a la afición estar alerta, como al Centinela del fandango, para que la tradición cantaora no se traicione.

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 1 de junio de 2014 en Ecos de ayer y de hoy

 

PROGRAMA DE GUITARRA

 

La guitarra suena, Se juntan las manos

la guitarra habla, de vivos y muertos,

cuando no tengas nada en la vida, los labios atados

oye la guitarra por un mismo beso.

 

Su son va llenando La pena que vives,

el mundo de sombra, la sangre que sientes

por dentro es de lluvia, va haciendo un nudo

por fuera es de hoja. para anochecerte.

 

Suena la guitarra Suena la guitarra

y oyéndola tiemblas y nos dice una

con la carne viva casi interminable

y la sangre quieta. palabra de angustia.

 

Cuando en el silencio Un temblor de lluvia

se levanta y habla desmorona el cuerpo;

su voz de rodillas la lluvia y la sangre

parece sonámbula. con el mismo tiemblo.

 

Se juntan las manos

de muertos y vivos,

los labios atados

por un mismo hilo.    Luis Rosales

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 1 de junio de 2014 en Rima y compás

 

“ESA ANGUSTIA LLAMADA ANDALUCÍA” por Luis Rosales

 

Angustia 001

Libro editado por la Editorial Cinterco, en su colección Telethusa con el nº 3 en el año 1987, en el que el maestro de la poesía, tal como nos dice Manuel Ríos Ruiz en su prólogo, Luis Rosales, “nos abre los postigos del corazón frente al rostro abismal del cante”

El libro es una verdadera joya para todo aquel aficionado que se quiere introducir en el poético mundo del cante jondo, en su más amplia vertiente, donde puede descubrir un mundo de sentimiento y pasión por un arte que, a pesar de todo lo escrito, aún muchos desconocen la profundidad de su mensaje, tal como el maestro nos pone de manifiesto en los diversos capítulos del mismo.

Como introducción a lo anteriormente manifestado he elegido los siguientes párrafos del primer capítulo titulado “El pozo del cante jondo”:

“El cante no se habla. El cante no se escribe. Teorizar sobre el cante jondo es un despropósito parecido a enamorarse de una mujer por haber visto su fotografía”.

“El cante tiene su puerta y es necesario entrar por ella. En la puerta del cante, en el ayeo, la voz se queda sola, la voz es solo expresión pura. No significa nada, y suena igual que el viento entre los árboles….la puerta del cante no se compone de palabras, está compuesta de sonidos. Justamente por eso nos separa del mundo conocido, nos aíslan, son como un tajo en la memoria”.

Y así con frases como éstas va recorriendo este mundo de misterio que el cante es, y por el que caminar no todo vale, pues como dice el maestro y poeta debemos respetar su patetismo, su gravedad, su seriedad y su hermetismo, si queremos de verdad amar al cante jondo.

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 1 de junio de 2014 en Bibliografia Flamenca