RSS

POR BULERIAS

07 Ene

Nadie sabe nadita,nada,

porque todo ahí,

aquí,

en el alma,

clava

su estilete sin fin,

porque hay que llegar,

desgarrar,

abrir,

esta pequeña montaña

del vivir.

Por eso hay que llorar

pero también reír,

como esta canción que alza

y baja

su grito monjil.

¿Dime aire

quién toca

desde lejos mi nariz?

Ya no está sola la calle

sobada ya va mi sombra

por dedos que yo no vi.

La voz es una piel tensa,

tambor sin lado o perfil

que sube y baja destrenza

lo que es oculta raíz.

                             Julio Álvarez de Villaluenga

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 7 de enero de 2016 en Rima y compás

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: