RSS

Editorial

¡Hola amigos! Hoy con este blog flamenco, vamos a intentar abrir de par en par esa puerta del “cuarto”, que con el tiempo se ha ido quedando medio “encajá”, privándonos de los ecos más puros que el cante jondo ha tenido. Allí, entre las cuatros desvaídas paredes, iluminadas, algunas veces, por la luz mortecina de una velón o de una vieja lámpara, las sombras de los tiempos recordaban sus penas y alegrías, y donde, en una vieja mesa de madera, a modo de altar, tenía lugar el rito arcaico y acompasado del cante, bajo el néctar inspirador del vino, mediante los secos sonidos de sus nudillos sobre la misma, o con el acompañamiento de los “sonios negros” de una guitarra. La voz desgarradora y trémula del cantaor, seca la garganta y hace palpitar el corazón del cabal, que, de vez en cuando, con un ole seco y sentencioso, a modo de un amén, expresa su emoción y su llanto, cuando el cante le hace crujir.

El hecho de recuperar un título como éste, no significa, en modo alguno, que añoremos tiempos pasados, en cuanto a su medio de desarrollo, aunque tampoco creemos que el lugar idóneo para una seguiriya o una toná, sea el sofá de un palacio, los sillones isabelinos de una Institución, o un acaudalado cortijo andaluz, como hemos podido observar en algún programa de televisión.

Esperamos acertar en todos y cada uno de los espacios que van a ocupar este blog para disfrute de los buenos y futuros aficionados, esperando por ello vuestra colaboración en los comentarios que creáis oportunos.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: